Este cocinero de 26 años ha fundado la Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) del Henares (Fotos: ARBA del Henares)


  • Luis R. Antona | Torrejón de Ardoz

Hace 41 años, el naturalista y divulgador Félix Rodríguez de la Fuente moría en un accidente con su avioneta en Alaska. En aquel siniestro se iba un auténtico pionero. Pero más de cuatro décadas después, su legado sigue vivo e inspirando a las nuevas generaciones. El mejor ejemplo de que esto es así lo personifica un joven torrejonero. Su nombre es Álex Gutiérrez, fundador de la Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA) del Henares

Cuando me encontré con este chaval de 26 años en la Plaza Mayor de Torrejón, e intercambié con él las primeras palabras, pronto supe que no era un tipo al uso. Su discurso, genuino, idealista y bien documentado, pronto te impregna de optimismo y de fe en que el futuro puede y debe ser mejor de lo que es el presente. Y de que está en nuestra mano que así sea. 

¿Por qué surge ARBA del Henares? 

ARBA surge en Madrid, en un albergue en la Casa de Campo, junto a una residencia de Menores Extranjeros No Acompañados (MENA). Sus fundadores aprovecharon el tema medioambiental para cumplir con una finalidad social y trabajar con estos chicos. El pasado octubre de 2020, me encontré con un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en mi trabajo de cocinero. Tenía que hacer algo productivo y empecé a buscar alternativas. Además de cocinar, mi gran pasión es la montaña. Esta experiencia me ha permitido comprobar de primera mano lo mal que estaba el medio ambiente, así que me dije a mí mismo ‘quién puede hacer algo’. Empecé a buscar, y encontré a los chicos de ARBA, quienes me propusieron montar ARBA del Henares. Ellos me apoyaron y lo iniciamos cuatro personas. Ese germen atrajo a decenas de voluntarios, a quienes llamamos arberos, que son setenta y tantas personas sólo en el Henares. Nos organizamos en torno al Caserío del Henares, en Sanfer, que son 184 hectáreas. Y desde entonces, hasta ahora, casi todos los fines de semana organizamos actividades.

¿Y cuáles son los valores de ARBA? 

Arba significa Asociación por la Recuperación del Bosque Autóctono. El objetivo es repoblar el Corredor del Henares con arbolado autóctono. La cosa funciona así: un pájaro coge una semillita, echa a volar, la suelta, la semilla germina y, de repente, tienes en medio del Henares un aligustre , que es una especie arbórea de Japón. Esto también pasa con la fauna, por ejemplo con las cotorras argentinas o los mapaches. Hay un montón de mapaches en el Corredor del Henares. Así que ese es el objetivo que nos hemos marcado. Queremos que nuestros bosques recuperen las especies autóctonas. Eso es lo principal. El hecho de que a mí me encanten los castaños no quiere decir que aquí se puedan plantar castaños. Porque  llega un verano y se los lleva a todos por delante.     

¿Y hasta dónde os gustaría llegar? 

Pues queremos que toda la zona del Henares tenga sus aguas, sus suelos y sus campos limpios. Con zonas plantadas, otras sin plantar, y con bosques más amplios. Porque así dejaremos de ver noticias como que los jabalíes se meten en las zonas urbanas y se comen la basura. Claro, no tienen bosque suficiente. Queremos un bosque bien estudiado, sano. Para ello hablamos con los dueños de las fincas, catalogamos los árboles y limpiamos a fondo. Porque la basura llama a la basura. Para que te hagas una idea. Aquí en Torrejón, en una antigua escombrera junto al Parque Europa, se quemó un coche. Nadie recogió esos restos y ahora está toda esa área llena de vertidos. Lo mismo ha pasado en un olivar, junto al Hospital Universitario de Torrejón, que se ha llenado de amianto en torno a una caseta de la luz antigua. Eso se podría usar para criar murciélagos y nos libraría de muchos de los bichos que nos comen en verano. 

¿Y qué trabajo hacéis con la fauna? 

Se beneficia de nuestra labor con la flora. Eso le pasa a las avutardas, que son pájaros grandes y muy agresivos, pero que están en peligro. En la zona del Henares hay mucha caza y pesca ilegal. En el Henares hay gente pescando carpas. O galápagos. Y luego se los comen. Yo he hablado con todos los dueños de las huertas para pedirles ayuda. Pero luego hablas con ellos y muchos te dicen que ponen lazos, etc… al final estás hablando con muchos furtivos. Y te encuentras muchos hurones muertos, cabezas de pato arrancadas… 

Además, también soy voluntario de GREFA, que es el Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat. Si te encuentras un animal salvaje herido en el Corredor, me van a llamar a mí para que vaya a buscarlo y lo lleve a Majadahonda. Por ejemplo, si se encuentran con un buitre con el ala rota, o una serpiente, me llaman, lo capturo y lo curamos. 

Imagino que en todo esto, la labor pedagógica es fundamental… 

Claro. Hablamos con muchos dueños de fincas que te plantan cualquier cosa en cualquier sitio. Incluso en suelo público. Uno me dijo ‘yo te doy tomates y no dices nada’, a lo que yo le respondí ‘no quiero tomates, quiero que no expandas tu plantación ilegal’. 

También hablamos con las administraciones. Vamos por la calle y nos encontramos un montón de alcorques vacíos. Árboles cortados, que no se han vuelto a replantar. 

¿En España se respeta el medio ambiente? 

Más de lo que creía. Al principio yo era muy hater, pero son menos los que no respetan que los que respetan. Son pocos los que no respetan pero hacen mucho ruido. Pero a nosotros nos pasa constantemente de estar limpiando el campo, pasar una familia que nos felicita y nosotros decirles entre risas ‘no nos mires, únete’. Te preguntan, ‘¿puedo?’. Hay mucha gente buena. Nosotros trabajamos por la cooperación. 

¿Qué perfil tiene la gente que os ayuda? 

Más mujeres que hombres, y entre 25 y 45 años.   

¿Y plantan con algún criterio las administraciones? 

Pues normalmente nosotros estamos plantando en fincas privadas. Porque tú miras el catastro y casi todo es privado. Nos dedicamos por todo el Corredor del Henares. Ahora tenemos una decena de plantaciones grandes, bellotadas, en zonas en las que ha habido incendios. Metemos las bellotas en el terreno y resisten mucho mejor. Crecen un metro el primer año y hay que tener en cuenta que toda la zona del Henares tiene mucha agua. Además, trabajamos con otras asociaciones, como ‘Enmienda tu mierda’. Esperamos reunirnos pronto con todos los ayuntamientos de la zona.

¿Y qué tal acogida habéis tenido por parte de los políticos? 

Esto es naturaleza, es por el bien común, no tiene nada que ver con la política. El otro día estuvimos colgando carteles biodegradables por el campo… y vimos un álamo blanco con una cuerda atada. Tuvimos que cortar esa cuerda y liberar al árbol. Nuestros carteles eran del tipo ‘La naturaleza nunca pasa de moda’.

¿Y cómo os financiáis? 

Pues de momento de ninguna forma. Sobrevivimos con nuestro propio dinero. Porque las veces que  alguien nos ha dicho ‘os damos dinero’, nosotros les decimos que se lo den a ARBA Madrid, que algo nos darán. Si tenemos que ir a Robledo de Chavela, como el día 8, me lo pago yo. Mucha gente se ha puesto en contacto con nosotros y cuando dicen que nos ofrecen algo a cero coste… las cosas tan bonitas no existen. 

Mascarillas Henares

¿Todavía no nos sigues en Twitter?

Sonoclinic


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *