Antonio Ruiz, director de Daños Materiales de Pelayo Seguros, responde a ‘Zona Henares’ (Foto. Esther Bernabé)


  • Luis R. Antona | Comunidad de Madrid

Una retroexcavadora de más de 500 toneladas retira la nieve de una calzada congelada con kilos y kilos de nieve acumulada. A ambos lados de la calle donde trabaja ese gigante de hierro, dos hileras de coches helados permanecen aparcados en paralelo. La retroexcavadora echa marcha atrás y, de manera fortuita, golpea a uno de los vehículos estacionados. Esta es sólo una de las incontables posibilidades de que en estos días, donde la nieve manda en las calles, algo o alguien sufra daños más o menos inesperados.

Pero… ¿A quién reclamamos en cada situación?

“Si la quitanieves te golpea circulando es como un accidente de circulación normal”, explica a Zona Henares Antonio Ruiz, director de Daños Materiales de Seguros Pelayo.

¿Pero qué sucede si la retroexcavadora te echa la nieve encima del coche y te hunde el capó?

“Pues que eso ya lo cubriría el Seguro de Responsabilidad Civil que tenga la quitanieves, aunque lo más probable es que la máquina te golpee con la pala o con una rueda”, explica Ruiz. Es verdad que este último supuesto es el menos probable, pero teniendo en cuenta los tiempos que corren, no debemos descartar nada.

(Foto: Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz)

¿Y si tengo el coche aparcado y la rama de un árbol se desprende y me daña el vehículo?

“Las caídas de las ramas se reclaman, si son en la calle, a la administración local”, matiza el dirigente de Pelayo, quien pone el foco en que esto es, en gran medida, lo que genera ese gran interés en el Ayuntamiento de Madrid en declarar la zona catastrófica, porque no van a ser pocas las reclamaciones de este tipo que surjan. No obstante, si la rama pertenece a un árbol de una propiedad privada, “la reclamación se debe hacer al dueño o al seguro de esa propiedad”.

(Foto: Carlos Amor)

¿Y si la situación es de causa mayor?

O lo que es lo mismo, “mira, yo no he podido hacer nada para evitarlo”. En estas casuísticas, “el seguro se suele hacer cargo de este tipo de situaciones, por nieve, etc.”, concreta Ruiz. De igual modo, los daños causados a terceros por caídas de ramas, de nieve de un árbol, etc. se reclaman al propietario de ese árbol o de de ese edificio.

¿Y qué sucede con los daños provocados por el peso de la nieve?

Ahí ya entraría el seguro. Quien lo tenga cubierto en el hogar, por ejemplo, en un chalet o en una vivienda unifamiliar, los daños por el peso en los tejados, en pérgolas, o -los muy comunes- en canalones, los seguros “los suelen cubrir”. “Los daños por el peso de la nieve ya no son de responsabilidad civil, son daños a la propiedad”, resalta Ruiz, quien en esta situación insta a los propietarios a leerse las condiciones de la póliza para ver hasta dónde llegan.

Foto: David Ranz

En estas coyunturas, siempre según el director de Daños Materiales de Pelayo, “en los hogares no son situaciones tan claras como con los coches, que si tienen ‘daños propios’ en sus pólizas estarán cubiertos, y si no tienen ‘daños propios’ en sus pólizas no estarán cubiertos”.

Foto: Esther Vasco

Esto significa que en una situación en la que caiga tanta nieve que te hunde el capó del coche, si tu póliza contempla ‘daños propios’ te lo cubrirá el segur, y en caso contrario, no.

En los hogares, por contra, no es tan claro como en los vehículos, porque hay muchos tipos de coberturas. “Aunque en términos generales el seguro se hace cargo del peso de la nieve en la vivienda, habría que ver los anexos y jardines, que es algo más tedioso”, afirma Ruiz.

(Foto: EstherBernabé)

¿Y el Consorcio de Compensación de Seguros no tiene nada que decir en todo esto?

El Consorcio es una entidad pública empresarial española con actividad en el sector asegurador, adscrita al Ministerio de Economía y Empresa. Este organismo cubre los riesgos extraordinarios. Pero aunque hayamos sufrido la nevada más importante en décadas en la Comunidad de Madrid, está contemplado que el Consorcio no considera la nieve como algo extraordinario.

“Sí lo son las DANAS que hemos vivido, las inundaciones y los vientos de más de 90 kilómetros por horas”, matiza Ruiz, quien deja claro que los gastos derivados por la nieve “va a ir a los bolsillos de las aseguradoras, porque así está contemplado en el Reglamento de Actuación”.

En cualquier caso, es importante destacar que el Consorcio sólo cubriría -en los supuestos en los que lo hace- a aquellos que dispongan de un seguro, “porque una parte de la prima del Seguro va destinada al Consorcio”.

No obstante, en el caso de las nevadas, lo que le interesa al usuario es que se te cubra el daño, “te da un poco igual que te lo cubra el Consorcio o la compañía aseguradora”.

¿Cómo asumen las administraciones públicas los gastos que se le vienen encima?

“Pues fundamentalmente con la declaración de zona catastrófica”, argumenta Ruiz, quien recuerda gastos como reponer el estado de la circulación, los árboles destrozados, los daños propios y ajenos, etc. “Pensemos que los daños que ha provocado la caída de un árbol se le van a reclamar a la administración, y eso también lo pueden intentar meter con la declaración de zona catastrófica”.

¿Qué argumento presentan los ayuntamientos para que se declare la zona catastrófica?

“Pues que esto ha sido fuerza mayor, que yo como ayuntamiento no he podido evitar que suceda, y la reclamación que me va a hacer la aseguradora la debe cubrir la Administración central”.

¿Y qué sucede con lo particulares o los negocios sin seguro?

Pues con la zona catastrófica se establecen crédito a bajo interés, “de ahí el interés de las administraciones por la declaración de la zona catastrófica”, reitera el directivo de Pelayo. De esta manera, todos los perjuicios que no están cubiertos por un seguro, se pueden cubrir. Un buen ejemplo sería una casa rural cuyo acceso no tenga cobertura. “Ahí, con la zona catastrófica, se ayuda a los perjudicados”, especifica Ruiz.

¿Y qué sucede con las heladas?

“Es un poco igual, no lo cubre el Consorcio, así que la gente que lo tenga cubierto para viviendas tendrá cubiertas la reparación de daños y puesta en marcha de las instalaciones, y en los jardines depende de los anexos”, explica Ruiz.

(Foto: Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz)

¿Y los daños personales?

Caídas por la nieve, árboles que caen sobre personas, etc. ya vienen por la responsabilidad civil. Aquí, cada caso es un mundo. “Entra lo que antes comentamos, si la vía estaba en buen estado, si se ha actuado diligentemente o, en caso de zonas comunes o entradas a viviendas, habría que reclamarlo a la comunidad”.

(Foto: Esther Bernabé)

Este supuesto es, fundamentalmente, el que está empujando a las administraciones locales a rogarte que te quedes en casa. “Las reclamaciones irían al dueño de la vía, quien tendría que tomar las medidas para que la esta estuviera en buen estado”.

El Ayuntamiento de Sanfer insiste: «No salgas de casa»

Supongamos que un peatón camina por una acera helada de Torrejón, de Coslada o de San Fernando de Henares. Ese individuo se cae y se lesiona. El peatón reclamaría al ayuntamiento de turno y el Consistorio argumentaría que ha emitido un bando pidiendo que se extremen las precauciones, etc. “Esto es un tema de reclamación por responsabilidad civil y la compañía aseguradora del Ayuntamiento, en caso de tenerla, lo cubriría”.

Pero podría darse el supuesto de que se desprenda la cornisa de un edificio, en cuyo caso la responsabilidad sería de la comunidad de propietarios. “El abogado diría a ver dónde se ha producido y sería responsabilidad civil de ese edificio”, especifica Ruiz, quien añade que sería el seguro de esa comunidad quien debería hacerse cargo y ya entraríamos en materia de si es o no fuerza mayor.

Sea como fuere, una cosa está clara: “No es lo mismo que los daños se produzcan en plena nevada que una semana o dos después de la gran nevada, cuando ya ha habido tiempo de sobra para limpiar”, sentencia el directivo de Pelayo.

(Foto: Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *