Justo después del confinamiento domiciliario, un grupo de vecinos de San Fernando de Henares comprobaron una dura realidad: algunas familias de su entorno se habían quedado sin recursos incluso para comer (Fotos: Zona Henares) 


  • L.R.A.

Hace un año, justo después del confinamiento domiciliario, un grupo de vecinos de San Fernando de Henares comprobaron una dura realidad: algunas familias de su entorno se habían quedado sin recursos incluso para comer. 

Incapaces de quedarse cruzados de brazos, cinco asociaciones vecinales unieron sus fuerzas para paliar una situación que, estaban convencidos, iba a remitir como muy tarde en septiembre. Acababa de nacer la ‘Despensa Solidaria’.

Sin embargo, su previsión no se pudo quedar más lejos de la realidad. “Estamos comprobando que la postpandemia está siendo mucho peor que la pandemia”, admite Susana Cumplido, una de las portavoces de esta iniciativa.

Este martes a las 18 horas toca reparto. 43 familias acuden de forma escalonada a las puertas del local que les ha cedido la formación política IU en San Fernando para recoger algo que llevarse a la boca. “Estas personas son sólo las que se atreven a venir, porque otras muchas no son capaces de superar la vergüenza o los prejuicios”, asegura Federico Herráiz, otro de los portavoces de esta Despensa, quien deja claro que lo único que les mueve es la humanidad. 

Si pasan hambre, no es un problema de ellos, es un problema de la sociedad”

Para combatir este enemigo con forma de estigma, la Despensa Solidaria va a poner en marcha un programa en los colegios para identificar a los niños que puedan estar pasando hambre. “Los profesores son los primeros que se percatan de que hay un problema, ya que sus alumnos cambian de comportamiento, no vienen aseados o acuden sin desayuno”, explica Herráiz. 

Susana Cumplido

Se trata de buscar cauces para ponerse en contacto con las familias de forma discreta, para ofrecerles su ayuda, de crear confianza y de hacerles ver que “si pasan hambre, no es un problema de ellos, es un problema de la sociedad”, argumenta el portavoz de la Despensa. 

Banco de Alimentos

Los tres cauces de provisión de la ‘Despensa Solidaria’ son el Banco de Alimentos, del que forman parte desde hace un par de meses, la compra de los propios miembros de la Despensa y lo que ceden los vecinos. Además, son muy útiles las campañas en los colegios y en los centros comerciales. 

Pertenecer al Banco de Alimentos les garantiza un suministro mensual de 1.500 kilos de comida. Integrarse les ha supuesto una larga burocracia. Pero a cambio son capaces de ofrecer entre 10 y 15 kilos de comida por persona necesitada.   

La lucha está en normalizar que la necesidad de la gente es un fracaso de todos”, Federico Herráiz

“Desgraciadamente, nos están haciendo crecer cada día”, lamenta Cumplido, quien explica que el Banco de Alimentos tiene en cuenta las necesidades especiales de comida según las personas, la edad de los niños o las posibles deficiencias físicas. 

Ahora, “la lucha está en normalizar que la necesidad de la gente es un fracaso de todos”, sentencia Herráiz.

La Despensa Solidaria está atendiendo mensualmente a unas 90 familias. Aunque las nuevas peticiones no cesan, se han dado algunos casos en los que algún miembro de la familia encuentra trabajo y renuncian a sus alimentos: “Se ha dado la situación, incluso, en la que estas personas que fueron ayudadas se prestan como voluntarios para poder ayudar ellos”, explica con satisfacción Cumplido. 


Habitasa

¿Nos sigues ya en Twitter?

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *