La Ley entiende por teletrabajo aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación (Foto: Wirestock / Drobot Dean)


  • Por Arturo Rodríguez-Segade, abogado laboral | Comunidad de Madrid

El Real Decreto-Ley 28/2020, regula por primera vez en nuestro país, el marco jurídico general para la realización del trabajo a distancia o teletrabajo.

Esta medida, ya establecida para los supuestos de adaptación de jornada por cuidado de hijos menores de 12 años desde la aprobación del Real Decreto-Ley 6/2019, se extiende ahora a la totalidad de los trabajadores, en aquellos supuestos en los que resulte posible la prestación del trabajo a distancia.

La Ley entiende por teletrabajo aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.

Adaptación de jornada: conciliación de la vida laboral y familiar

El trabajo a distancia es voluntario. Ni el trabajador ni la empresa pueden imponerlo. La única salvedad a este precepto es los supuestos en los que la empresa oferte directamente un puesto de trabajo en la modalidad de teletrabajo.

No cabe por parte de la empresa modificar sustancialmente las condiciones de trabajo para imponer el teletrabajo a un trabajador. La ley expresamente lo prohíbe. Tampoco será causa válida de despido la negativa del trabajador al teletrabajo.

La empresa atiende a los gastos

El acuerdo de teletrabajo deberá realizarse por escrito. La empresa deberá atender al pago de los medios necesarios para que el trabajador realice su trabajo en la modalidad de teletrabajo. El desarrollo del teletrabajo no podrá suponer la asunción de parte de los gastos que se ocasionen en esta modalidad por parte de la persona trabajadora.

A estos efectos, la ley solo resulta aplicable en los supuestos en los que el trabajador desempeñe al menos el 30% de su jornada laboral en la modalidad de teletrabajo.

El teletrabajador tiene garantizado su derecho al registro horario y a la flexibilidad del mismo, dentro de los parámetros que se establezcan en la negociación colectiva.

El desarrollo del teletrabajo no podrá suponer la asunción de parte de los gastos que se ocasionen en esta modalidad por parte de la persona trabajadora», Arturo Rodríguez-Segade, abogado laboralista

Asimismo, los teletrabajadores siguen conservando la totalidad de sus derechos laborales, entre los que destacan el derecho a la desconexión digital.

El Legislador ha añadido el artículo 138 bis a la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, a los efectos de habilitar un procedimiento de urgencia para solventar jurídicamente todos los problemas que se sucedan en relación con el teletrabajo.

El más común puede ser el incumplimiento por parte de la empresa del acuerdo de teletrabajo firmado, o la modificación o acceso por parte de la empresa.

Si quieres solicitar a la empresa la modalidad de teletrabajo, tanto si te encuentras en situación de cuidado de hijos menores de 12 años como si no, consulta con un abogado laboralista.

¿Tienes dudas sobre el teletrabajo?

Mi despacho profesional se encuentra en Madrid.

 arturo.segade@icam.es

644085663

Si quieres que analice tu problema jurídico y que te dé mi opinión sobre el mismo, escríbeme un correo electrónico o llámame para concertar una reunión presencial en Madrid o telemática.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *