Ese ‘pedrusco’ pintarrajeado al lado de tu casa es el origen de Google Maps

El vandalismo, en forma de pintadas y de agujeros en la roca, amenaza al vértice geodésico de Canteras de San Fernando. Pero: ¿Sabías el papel histórico que han jugado y que aún perdura? (Fotos: Zona Henares)


  • L.R. | Coslada

En El Cerro, a una altura de 656 metros sobre el nivel del mar, se encuentra el punto más alto de Coslada. En esa área de vistas privilegiadas, rodeada de árboles, de vegetación y muy cercana al Polideportivo El Cerro, se erige una columna sobre un prisma de piedra. El vandalismo, en forma de pintadas y de agujeros en la roca, ya ha hecho de las suyas. Pero el paseante que se acerque ante esta columna debe saber que se encuentra, ni más ni menos, que ante el origen de Google Maps, de los navegadores o de la tecnología que usan los satélites. Sí. Ese ‘pedrusco’ pintarrajeado aparentemente inútil es el vértice geodésico de Canteras de San Fernando, una de las 11.200 señales que han permitido, desde el siglo XIX, elaborar mapas muy precisos de la geografía española. Pedro Vaquero, jefe del Servicio de Geodesia del Instituto Geográfico Nacional, le ha explicado a ‘Zona Henares’ el papel histórico que han jugado estas señales.

ZH. ¿Qué es un vértice geodésico?

Pedro Vaquero. Estos vértices forman parte de una red de toda la Península, Canarias y Baleares, que tiene su origen en el siglo XIX, cuando se crea el Instituto Geográfico Nacional. Esta red de vértices, que son 11.200 en toda España, tiene su origen en 1870, cuando se crea el Instituto. Su objetivo era construir un sistema de referencia para la cartografía española. Estos puntos tienen unas coordenadas, o longitud y latitud, o unas coordenadas cartográficas, que forman una cuadrícula de referencia en la que se puede situar un punto en donde te dé la gana… ¿respecto a qué? Respecto a ese sistema de referencia. 

ZH. Entonces, gracias a estos vértices, podemos tener un sistema de coordenadas común para toda España

PV. Eso es. Podemos tener un marco de referencia geodésico. Así, España podría disponer de una buena cartografía, lo que a su vez permitiría situar carreteras, ferrocarriles o pueblos bajo unas coordenadas comunes. Originalmente, estas redes pertenecen a esa idea de construir un sistema de referencia fundamentalmente cartográfico, porque el Instituto Geográfico Nacional tenía esa necesidad. Así, cuando los ingenieros elaboran los mapas, cuadran con una cartografía oficial, que es ese sistema de referencia. 

ZH. ¿Y cómo se usan esos vértices?

PV. Estas señales permiten construir una especie de cuadrícula por todo el territorio. Más que cuadrículas, en realidad son triángulos (triangulaciones geodésicas) y desde esos vértices lo que se hacía era observar con unos anteojos, que se llamaban teodolitos, con los cuales eran visibles varios vértices geodésicos alrededor. Se observaban esos ángulos, en algunos casos también se medían distancias con distanciómetros, y de esa forma se compensaba matemáticamente todo eso y se asignaba a cada vértice unas coordenadas muy precisas, con precisión centimétrica.

La filosofía es un poco parecida a lo que se hace ahora con las antenas de la telefonía móvil, con la que se hacen también triángulos. La filosofía era triangular todo el territorio con esas redes de vértices. 

ZH Y esa necesidad de ver unos vértices desde los otros es el motivo por el que se sitúan en los lugares más altos… 

PV. Eso es. Están en los puntos más altos porque tienes que ver desde ellos otros vértices. No puedes ponerlos en una hondonada, en una vaguada.  Se ve con otros que están a cinco o más kilómetros. Tú desde ese vértice, con el teodolito, ponías una señal en los otros vértices y los observabas. Luego ibas a esos otros y hacías un montón de observaciones de ángulos. Se pintaban de blanco para que se viesen. Les daba el sol y así los podías distinguir con el teodolito. 

ZH. ¿Y siguen siendo útiles?   

PV. Sigue teniendo cierta utilidad. Al Instituto le sirvió para hacer la cartografía, entre otras cosas. La geodesia sirven también para estudiar el movimiento de la Tierra, o si hay terremotos, por si hay que cambiar unas coordenadas para poner un aparato. En la actualidad, muchas veces, a esos vértices les ponemos antenas GPS. Hay satélites que sirven para posicionar. El origen de los satélites era militar, pero ya se empezó a utilizar para hacer geodesia.

ZH. ¿Se podría decir entonces que estos vértices son el origen de Google Maps? 

PV. Sí. De hecho en Google Maps, abajo, pone Instituto Geográfico Nacional. Porque está basado en esto. Está localizado a través de GPS y de estos vértices, que son los que sirvieron para hacer la cartografía. 

ZH. ¿Y estos vértices tienen algún tipo de mantenimiento? 

PV. La red geodésica, en el sentido cartográfico, ha perdido ya su utilidad porque ya hizo su cometido. Ahora, cuando necesitas coordenadas, ya no es necesario ir a un vértice geodésico. Hace unos años, si un ingeniero quería hacer un plano para hacer un ferrocarril o una urbanización, enganchaba los vértices geodésicos. Esto ha sido así hasta los años 80. A partir de estos años, despacito, empieza a surgir el GPS y paulatinamente ha ido sustituyendo a estos vértices geodésicos. Ahora, el sistema de referencia se toma con una antena GPS, con un trípode y tienes las coordenadas en el momento. Ha sido sustituida por una nueva red que nosotros llamamos estaciones permanentes de GPS. Tenemos una red, de unos 200 sitios, donde hay una estación, una antena GNNS, que está registrando continuamente las coordenadas. Es mucho más práctica para saber si se mueve el terreno. Ya no tiene una finalidad cartográfica.  También es una triangulación. Lo único es que en vez de ser una triangulación con vértices, es una triangulación con satélites.

ZH. ¿El nuevo sistema de referencia no tiene nada que ver con el sistema de coordenadas de los vértices geodésicos?  

PV. No está ligado a los vértices, es otra referencia. Se materializa con otras cosas. Pero tú ahora te vas a un vértice geodésico con una antena, y te llega una ficha con las coordenadas con un margen de error de un centímetro. Siguen siendo sitios precisos donde todavía, el que quiera, puede enganchar ahí las coordenadas. De hecho, nos siguen llegando ingenieros o topógrafos que nos dicen “este vértice se ha roto”, porque lo quieren usar para algo. Pero en teoría no los necesitarían.  

ZH. Ya quedaría como algo histórico…

PV. Bueno, sí. Queda como algo histórico. Y tampoco sabemos si algún día van a desaparecer los satélites. A ver, que no creo que ocurra… 

ZH. ¡Ya puede ocurrir cualquier cosa! 

PV. Sí, sí. O que nos invadan los alienígenas (risas).

Eso sigue materializado ahí, el sistema de referencia persiste. Actualmente no lo usamos, pero está ahí. Por eso intentamos conservarlos. Lo que pasa es que son muchos y nos encontramos casuísticas de todo tipo. El año pasado nos llamaron porque había un vértice con pintadas de ETA. Pues en ese tipo de casos el Instituto lo mantiene. O un alcalde del pueblo que nos llama porque su vértice está en mal estado y da muy mala imagen. Pues también intentamos mantenerlo. Intentamos cada año arreglar los que podemos. 

ZH. ¿Y ese mantenimiento de quién depende? 

PV. Los vértices son del Instituto, y hay una Ley de 1975, y un Real Decreto de 1978,, que encomienda a los Ayuntamientos llamar al Instituto para informarnos de cómo están los vértices. Esto no significa que nosotros le podamos decir a los Ayuntamientos que los arreglen. Muchos pueblos pequeños directamente los arreglan ellos. Otras veces el vértice les molesta, a veces con razón, porque cuando se construyeron algunos ocuparon espacios arqueológicos. No había esa sensibilidad que hay ahora. A lo mejor hay un vértice en lo alto de un castillo. Eso sí, cualquier cambio de un vértice lo tiene que costear el que lo pide. Les decimos dónde pueden poner otro. No los damos por perdidos.

ZH. En el de Canteras de San Fernando se han tomado la molestia de hacer como escaloncitos, para subirse…

Además, si te das cuenta, este vértice de Coslada no era tan alto. Han debido excavar mucho para hacer el jardincito y ha salido la cimentación. Han desmontado el terreno de alrededor, lo que incluso podría haber provocado que el pilar se cayese. En fin, que cada vértice tiene una historia. Luego hay gente que tiene como afición visitar los vértices geodésicos. Hacen la ruta de los vértices geodésicos. 

ZH. ¿Para qué se crea el Instituto Geográfico Nacional?

PV. Pues para que España tuviera buenos mapas. Cuando entró Napoléon en España, se tuvo que traer a sus propios topógrafos porque era imposible invadir esto. Los franceses tenían mejores mapas y, cuando llegaron aquí, traían con ellos a un montón de topógrafos. Querían invadir un pueblo y decían… ¿Pero si este pueblo no está aquí? Arrastrábamos ya una herencia de malos mapas. Jugó un papel muy importante para el desarrollo de las comunicaciones. Si tú empiezas una carretera tienes que juntarla con otras que ya estén construidas. Esa precisión de la ingeniería requiere de buenos mapas.      

ZH ¿Y por dónde empezó esa red de vértices?

PV. Los primeros que se hicieron, y que se tomaron de base para todos los demás, son los llamados “Base de Madridejos”. Esto sirvió para dar la escala, ya que todo se mide con ángulos y escalas. Eso se midió en 1870 y sobre esos vértices se midió la distancia con unos instrumentos muy antiguos y precisos, porque eso es lo que iba a dar escala a España. Luego se midieron algunas otras bases. Después se hizo una red estatal a través de meridianos y paralelos, se hicieron unas redes de triángulos y luego ya se fue rellenando. 

ZH. Pues le vamos a decir al señor Ángel Viveros, alcalde de Coslada, que os encargue arreglar el vértice de San Fernando.  

PV. Hombre, teniendo en cuenta que está en una zona transitadas por los ciudadanos… Intentamos priorizar estos vértices que están en zonas a donde va la gente, porque si no dan muy mala imagen del Instituto.

ZH. Son muchos los vecinos que nos han escrito, y alguno nos ha llegado a decir que este vértice ‘es comparable al kilómetro cero de la Puerta del Sol’.    

PV. Pues sí, es algo parecido. En la Puerta del Sol hay una placa que sirve para nivelar, calcular altitudes con respecto al nivel del mar de Alicante. Debajo de esa placa había un clavo que servía para nivelar. Y de esas tenemos 30.000 señales. En la misma cartografía esa referencia lo calcula el Instituto Geográfico Nacional.  

ZH. ¿Sería correcto decir que estos vértices son los tatarabuelos del Google Maps o de los satélites?

PV. Sí, sería el origen de estas aplicaciones. Como del GPS del coche, o del móvil. De alguna forma se basa en esta geodesia del Instituto Geodésico Nacional. Es el origen de la geolocalización de un móvil, de un coche, etc… está basada en esto. Ahora se mantiene por las redes de satélites, pero el origen es esto.  

ZH. En el futuro, si los coches no tienen conductores, tendrán que ver con esto.

PV. Claro, estarán permanentemente posicionándose por estos sistemas de referencia. 


Mascarillas Henares

Sonoclinic

¿Todavía no nos sigues en Twitter?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *