La Fundación Grandes Amigos pone en contacto a mayores y a acompañantes voluntarios para que vivan una experiencia recíproca única (Fotos: Zona Henares)


  • Luis R. Antona

Se buscan personas con ganas de vivir experiencias inolvidables, abiertos a conocer gente apasionante y dispuestos a recibir altas dosis de amor y gratitud genuina. A cambio, sólo deben ofrecer un poco de su tiempo, altas dosis de cariño y estar dispuestos a que su vida se enriquezca como nunca antes lo había hecho. Interesados: preguntad por la Fundación Grandes Amigos, una organización que ofrece la oportunidad de conocer a esas joyas que son nuestros mayores y, de paso, evitar las situaciones de soledad no deseada. 

Cuando Consuelo, que este sábado 5 de junio ha cumplido los 94 años, perdió a su marido en 2017, llegó a su casa, cerró la puerta y se encontró de bruces con la que a partir de ese momento iba a ser su principal compañera: la soledad.

Su mente continuaba tan ágil y lúcida como siempre, pero se había quedado sin nadie con quien compartir su retranca, sus apasionantes historias acumuladas durante más de un cuarto de siglo en su exilio en Alemania y sus lecturas y películas de cine clásico. 

Tiene dos hijos, tiene nietos y hasta bisnietos. Y todos la adoran y la cuidan. Pero el día a día de cada uno hace que Consuelo sufra lo que ella denomina como “la peor enfermedad que puede sufrir una persona mayor”: “La soledad no te hace sentir nada bueno”, lamenta esta mujer optimista y vital, que jamás borra una amplia sonrisa de su boca.

“La soledad no te hace sentir nada bueno»

No hay un ápice de victimismo en las palabras de Consuelo. Pero los datos son fríos y duros. Y son los que son. Más de 10 millones de personas viven solas en España. Y el estilo de vida que se ha impuesto apunta a que la cosa, lejos de mejorar, va a ir a peor. Esta realidad ya se percibía hace 18 años, cuando un grupo de jóvenes del madrileño barrio de Prosperidad detectó este fatídico cóctel que supone la edad y la falta de compañía. Entonces, decidieron organizarse y empezaron a acompañar a los mayores de su entorno  de forma voluntaria. Acababa de nacer Grandes Amigos. La experiencia caló y comenzó a extenderse por toda la ciudad de Madrid, más tarde por otras localidades de la región y, finalmente, por toda España. 

Hace tres años, y ante este contexto creciente, el Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz creó la Oficina Municipal de Atención a los Mayores en Soledad. Este programa, en colaboración con la Fundación Grandes Amigos, ha permitido desde su creación -en abril de 2018- el acompañamiento de 97 vecinos de la localidad. En la actualidad, 36 personas de 65 años o más participan en Torrejón en este intercambio mutuo en el que mayores y voluntarios encuentran una experiencia de enriquecimiento inigualable. 

Hoy es más fácil sonreír

Hoy, a Consuelo, le resulta más fácil sonreír. Es martes, un día que desde hace dos años tiene marcado con letras de oro en su agenda. El motivo se llama Sandra, la voluntaria de Grandes Amigos que, cada semana, la visita “simplemente para escucharla”. 

“Hola, preciosa. ¿Cómo te encuentras hoy?”, le pregunta Sandra a Consuelo con vitalidad.

A esta voluntaria sensible, educada y cariñosa le sonrió la fortuna cuando se topó en la televisión con un anciano que lamentaba su soledad. En ese momento su marido y ella tuvieron una revelación y decidieron que no podían mirar hacia otro lado. Sandra levantó el teléfono, llamó a Servicios Sociales del Ayuntamiento de Torrejón y allí le hablaron de Grandes Amigos. “Me hicieron una entrevista personal y, a la semana, me dijeron que íbamos a ver a Consuelo”.

La química entre ambas mujeres fue inmediata. Quedaron encantadas desde el minuto uno y, desde entonces, dan gracias cada semana por haberse cruzado la una en el camino de la otra. “Cuando la veo, lo primero que le pregunto es ‘qué te apetece hacer hoy’”, asegura Sandra, quien tiene claro que su papel es escuchar y aprender. “Las personas pensamos que necesitamos muchas cosas. Pero Consuelo me demuestra cada día que lo único que necesita ella es un ratito de tiempo. Nada más”, reflexiona esta voluntaria.

Nada más y nada menos. Porque la visita semanal de Sandra puede parecer muy poca cosa. Pero para ambas representa un intercambio que no vale dinero, pero tiene un valor incalculable: Consuelo le aporta a Sandra sabiduría infinita, valores, sentido del humor, cariño auténtico… y un helado que cada semana le tiene preparado en el congelador. Sandra le aporta a Consuelo una pequeña gran excusa para cambiar su discurso interno, para compartir sus confidencias con alguien que jamás la va a juzgar y, en definitiva, para sentir que algo bueno se mueve en su interior. 

“Yo hoy le he advertido a Consuelo que viene la prensa a entrevistarnos y que no puede tomar whisky, porque luego no sale bien en la foto”, bromea Sandra: “Yo soy más de Licor 43”, le responde Consuelo, entre carcajadas.  

Un reto para toda la sociedad

“La soledad es un problema que nos afecta a todos, no sólo a las personas mayores. Pero es verdad que no es lo mismo estar solo con 40 que con 94”. José Ángel, uno de los portavoces de Grandes Amigos, arroja un dato que no deja lugar a dudas sobre hacia dónde nos dirigimos: “En la actualidad, uno de cada cinco españoles tiene 65 años o más. En 40 años serán uno de cada tres, según el Instituto Nacional de Estadística (INE)”.

A esta proyección hay que sumarle estilos de vida cada vez más individualistas, impersonales. Y por si fuera poco, luego está ese postureo que estigmatiza la soledad, la vejez, la vulnerabilidad humana… y en la que no ser feliz no es una opción. “Este caldo de cultivo hace que mucha gente mayor no se atreva a levantar la mano para pedir ayuda por vergüenza”, explica el miembro de Grandes Amigos.

Ante esta realidad, esta organización nos invita a todos a hacer una reflexión: «¿Por qué en vez de negar la realidad no probamos a pensar que la soledad nos va a afectar a todos? ¿Por qué no empezamos desde ya, cada uno de nosotros, a aportar nuestro grano de arena potenciando valores como la vecindad, la cooperación, la solidaridad…?”. Como decía mi abuela, ‘el no ya lo tienes’. 

Si necesitas el apoyo de Grandes Amigos o quieres hacerte voluntario, dirígete a la Oficina Municipal de Amigos de los Mayores en Soledad, situada en el Centro Polivalente Abogados de Atocha de Torrejón (calle Londres, 11 B, planta 2) los jueves de 16:00 a 19:00 horas y los viernes de 10:00 a 14:00 horas. Pide cita en el teléfono 683 269 806 o en el 91 359 93 05. También puedes escribir un correo a torrejon@grandesamigos.org.

¿Nos sigues ya en Twitter?

Sonoclinic

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *