«El gran apoyo con el que cuenta un menor es la familia, pero nosotros somos esa pequeña ayuda, ese granito de arena que suma para que salga de su problema» (Fotos: Policía Local de Coslada)


  • Esther Bernabé

Hemos quedado con Javier, el agente Javier Plaza que es el 50% de la sección de la Policía Tutor en Coslada. Tienen un despacho en el edificio de la policía lleno de fotos y carteles de las distintas campañas que han realizado. Llega sin uniforme, porque tratan a diario con menores, e ir de paisano aporta más cercanía a la hora de generar la confianza que consiguen para que les cuenten sus problemas.

Tiene varios temas entre manos que le comenta al Intendente Gabriel Cerrato y, con una sonrisa que se transmite a través de sus ojos, empieza a hablar del trabajo que realiza junto a su compañero Tomás Calamardo, el otro 50%.

¿Cómo surge la figura de Policía Tutor?

La figura de Policía Tutor se crea en 2002 en las Islas Baleares y en Coslada empieza a funcionar en el año 2005. “En la sección de policía tutor tenemos una prioridad: el menor y la familia. Y la problemática que salga de ahí, la que sea, es la que trabajamos” nos explica Javier Plaza.

En el municipio la primera labor fue controlar el absentismo escolar. “Al principio costó mucho entrar en los centros educativos. Explicar que un policía entraba en el colegio o instituto provocó que algunos fueron reacios y nos decían que no”. Poco a poco se dieron cuenta de que “somos diferentes dentro de la policía, porque normalmente la policía cuando interviene en un asunto va a intentar resolverlo de la manera más rápida posible, pero nosotros no. Nosotros intervenimos, y hacemos después un seguimiento de las familias con las que hemos trabajado”.

Al principio costó mucho entrar en los centros educativos»


Cuando empezaron a tratar el absentismo “vimos que siempre hay un problema detrás de ese comportamiento. Un menor que falta bastante a clase suele tener siempre un conflicto familiar de fondo: alcoholismo de alguno de los padres, separaciones que se llevan mal, temas de acoso entre iguales en el colegio, violencia de padres a hijos o hijos a padres, algún tema de drogas… Hay muchos problemas del ámbito familiar que pueden derivar en que el menor tenga otros problemas”. Por esta razón decidieron ir ampliando las labores que realizaban” comenta Plaza.

Población a la que se dirigen

Los policías tutor atienden y están al servicio de los más de 8000 alumnos que acuden a centros educativos de Coslada. Hablamos de escuelas infantiles, colegios e institutos. Trabajan en red con dichos centros. “Hemos llegado a tener un despacho en cada uno. Un lugar donde mantenemos las reuniones con las familias o los menores a los que estamos ayudando”. “Siempre decimos que el Policía Tutor no es la solución, es una puerta que te ayuda a abrir otras, hasta que se da con la solución” explica el agente.

Policía Local de Coslada

Tras el confinamiento y sobre todo debido a las redes sociales han aparecido muchos problemas. “Los chavales han tenido mucho acceso a la tecnología, y por lo tanto a las redes, y ahora nos están llamando porque ha habido acoso a menores incluso de 4º de primaria (10 años). Cuando antes estos casos eran sobre todo a partir de 6º”.

Ahora nos están llamando porque ha habido acoso a menores incluso de 4º de primaria (10 años)»

Muchos vecinos han asistido como padres o como alumnos a charlas de los agentes de Policía Tutor. “En 6º de primaria les hablamos sobre las relaciones entre iguales, un poco sobre internet y luego el paso al instituto. En 1ºESO del acoso escolar, del cambio de ciclo porque ya van a estar con mayores, también de internet, de la relación entre ellos, y algo de alcohol, tabaco y drogas. En 3ºESO todo el tiempo de las redes sociales, el ‘sexting’, el ‘ciberbulling’. En 4ºESO abordamos el tema de la ludopatía, porque puede parecer que son pequeños, pero ya ha habido casos”. Nos comenta como ejemplo “una familia hace 4 años que tuvimos que intervenir porque su hijo de 16 años les había quitado 7.000 euros para apostar. Nosotros hablamos con él y nos contó que ya años atrás un tío suyo, en el pueblo, le había pedido ayuda para apostar por internet y a ese tío le quitó 2.000 euros de la cuenta”. “Es una adicción sin sustancia, y no lo habíamos trabajado nunca en los institutos, pero decidimos trabajarlo. Además estaban proliferando los centros de apuestas en la localidad”.

Balance de estos años

“Ves cosas buenas cuando ves a los chavales que ayudamos hace 17 años y ya tienen su vida formada, su familia, sus hijos… y han superado aquel problema que tuvieron, fuera del tipo que fuera, y eso para nosotros es una alegría. Te agradecen el apoyo, el que estuviéramos ahí”.

¿Cómo suelen llegar las alertas?

Los agentes tutor son conocidos en los centros educativos porque aparte de a los alumnos, también dan charlas a los padres. “La FAMPA de Coslada trabaja muy bien, y las AMPAS también, y saben que prestamos este servicio de apoyo a las familias. Cualquier problema que tengan con alguno de los alumnos, e incluso las familias que estén preocupadas por alguno de sus hijos pueden confiar en nosotros para intentar gestionarlo y orientarles”.
Es importante para ayudar al menor que se trabaje conjuntamente con la madre y con el padre. “Nosotros podemos darle una charla pero donde pasan la mayor parte del tiempo es en casa, y por eso tienen que poner mucho de su parte para solucionarlo. Nosotros les explicamos que les podemos dar cobertura, apoyo, contactos con aquellos que necesiten, pero o los padres trabajan conjuntamente para solucionar el problema, o todo se complica”.

Necesario no mirar para otro lado

Muchas veces los padres lloran cuando toman conciencia por ejemplo de que su hijo menor está consumiendo alguna droga. “Se empieza pensando que es algo esporádico, quizá no se le da importancia, pero luego el problema va creciendo y se hace más grave. Es ahí cuando, al hablarles claro de la situación, muchos se derrumban y se sienten responsables por no haberlo visto antes” comenta el agente de Policía Tutor.

Policía Local de Coslada

‘Menores en el laberinto’

Hace unos años Tomás Calamardo y Javier Plaza decidieron plasmar en un libro los “casos y cosas del policía tutor y la educación”. Para ello contaron con el apoyo de Francisco J. Pastor, director de un instituto de educación secundaria. En dicho libro titulado “Menores en el laberinto”, desde la jefatura de la policía local de Coslada, se valora muy positivamente esta sección de Policía Tutor y se asegura que esta unidad está “integrada por agentes que tienen que poseer un talante distinto”.

En constante adaptación

La vocación de servicio público de los Policías Tutor se refleja también en que “cada año vemos la problemática que tenemos y trabajamos para realizar actividades el curso siguiente”. Los problemas de los menores van cambiando, y hay que adaptar las charlas o las actividades para estar al día de sus necesidades.

Policía Local de Coslada

En los últimos años han organizado un partido contra el bulling, o una campaña con los muñecos Tomasito y Prudencia, que normalmente ayudan a los agentes de la sección de Educación Vial, y que en el confinamiento felicitaron a los niños que cumplían años y estaban en casa sin poder salir. Realizaron videollamadas y “las caras de esos niños y la ilusión que tenían compensaban todos los esfuerzos”.


Habitasa

¿Nos sigues ya en Twitter?

Please wait while flipbook is loading. For more related info, FAQs and issues please refer to DearFlip WordPress Flipbook Plugin Help documentation.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *