La empresa para la que trabajas puede despedirte alegando causas directas o indirectas relacionadas con la Covid-19. Sin embargo, en este supuesto, el despido será judicialmente declarado improcedente (Foto: Wirestock)


  • Por Arturo Rodríguez-Segade

La empresa para la que trabajas puede despedirte alegando causas directas o indirectas relacionadas con la Covid-19. Sin embargo, en este supuesto, el despido será judicialmente declarado improcedente.

Recuerda que si la empresa para la que trabajas te despide, tienes 20 días hábiles, a contar desde la fecha de efectos de la decisión extintiva, para impugnar el despido. Con independencia de que exista carta de despido o se realice de forma verbal por parte de la empresa.

El Real Decreto-Ley 9/2020, estableció en su artículo 2 la prohibición de despedir por causas relacionadas con la Covid-19. Este artículo se encuentra vigente hasta el 31 de mayo de 2021.

Que no se pueda justificar por parte de la empresa el despido por causas que encuentren relación directa o indirecta con la Covid-19, no significa que si el empresario realiza este tipo de despido deba ser declarado judicialmente nulo. El juez declarará improcedente el despido relacionado con la Covid-19, como regla general.

Será nulo el despido de un trabajador en reducción de jornada por cuidado de hijos menores de 12 años», Arturo Rodríguez-Segade, abogado laboralista

La diferencia entre la declaración de nulidad y la de improcedencia radica en que, como consecuencia de la nulidad, la empresa tiene que reincorporar al trabajador, abonando los salarios entre la fecha de despido y reincorporación. Por su parte, en los casos de improcedencia del despido, la empresa puede optar por la reincorporación del trabajador a la empresa, o por abonar la indemnización legal de despido.

Es muy importante recordar que existen causas legalmente tasadas por las que, si el despido no es declarado judicialmente acorde a derecho, el mismo es declarado nulo y no improcedente.

Así, será nulo el despido de un trabajador en reducción de jornada por cuidado de hijos menores de 12 años, el despido de una trabajadora embarazada o el de los padres que se hayan reincorporado a trabajar después de disfrutar de la suspensión por nacimiento, adopción o acogimiento, en los doce primeros meses desde la reincorporación.

En conclusión, la Covid-19 y su afectación en la empresa no permite, por si solo, justificar un despido procedente.

Todo ello con independencia de lo fundamentada que se encuentre la carta de despido.

Si tienes cualquier duda laboral relacionada con tu despido o tu situación en la empresa con la que trabajas, no dudes en escribirme a mi dirección de correo electrónico o contactarme por vía telefónica. Si te han despedido, la consulta presencial o telemática es gratuita. Espero que este artículo te haya sido útil.
Arturo Rodríguez-Segade
Derecho laboral y civil
Telf. 644 085 663
arturo.segade@icam.es


¿Todavía no nos sigues en Twitter?


Consultorio laboral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *