Como trabajador puedes ser sancionado por la empresa para la que trabajas como consecuencia de un incumplimiento laboral (Foto: Wirestock / Freepik)


  • Por Arturo Rodríguez-Segade

Como trabajador puedes ser sancionado por la empresa para la que trabajas como consecuencia de un incumplimiento laboral. La empresa podrá sancionarte de forma verbal o escrita. Cuentas con un plazo de 20 días hábiles para impugnar la sanción, a contar desde la fecha en que la empresa te la notifica.

La empresa podrá sancionarte como consecuencia de un incumplimiento, cuando el mismo tenga la entidad suficiente para tener una consecuencia jurídica punible, de acuerdo con lo dispuesto en el Estatuto de los Trabajadores y en el convenio colectivo de aplicación.
La sanción más grave que se puede interponer a un trabajador es el despido. El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores recoge un listado de los incumplimientos contractuales.

Todo lo que necesitas saber sobre el teletrabajo

¿Cómo se regulan las sanciones?

Los convenios colectivos regulan el régimen sancionador, adaptado al ámbito de aplicación empresarial y sectorial.
Las sanciones suelen estar divididas en leves, graves y muy graves. Dependiendo de la acción y de la gravedad, la empresa podrá ubicar la sanción dentro de los tipos que establece el convenio colectivo.

Las faltas leves prescriben a los 10 días, las graves a los 20 días y las muy graves a los 60 días, contados desde la fecha en que la empresa tuvo conocimiento de su comisión y, en todo caso, desde la fecha en que sucedieron los hechos.
Si la empresa te sanciona por unas acciones muy graves en un plazo posterior a los 60 días desde su comisión, la sanción estará prescrita y no surtirá efectos.

Por la imputación de la comisión de una infracción muy grave, la empresa podrá sancionarte con la suspensión de empleo y sueldo, por un periodo medio de 15 a 60 días, o bien optar por despedirte.

¿Cómo se comunica una sanción?

Si la empresa te sanciona de forma verbal y, aun así, la sanción tiene efectos, ésta será revocada judicialmente en su totalidad, al no haberse ofrecido argumentación alguna por parte de la empresa.

Si por el contrario la compañía te sanciona de forma escrita, al igual que en una carta de despido, deberá justificar los hechos por los cuales te sanciona, así como la procedencia y proporcionalidad de la sanción aplicada.

Si no estás conforme con la sanción que te imponen, tienes un plazo de 20 días hábiles para impugnarla. Previo a acudir a la vía judicial, deberás presentar una papeleta de conciliación ante el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación.

¿Cómo es el procedimiento judicial?

En el procedimiento judicial, la empresa deberá acreditar los hechos que refiere en la comunicación de sanción.

El juez deberá decidir si los hechos que acredite la empresa en el juicio revisten la entidad suficiente para ser merecedores de una sanción y, a su vez, si la sanción dispuesta por parte de la empresa es proporcional a los hechos sucedidos.

En su sentencia, el juez podrá confirmar la sanción, revocarla total o parcialmente o declararla nula. A efectos prácticos, revocación y nulidad de la sanción son similares. La única diferencia sustancial será en su caso la indemnización adicional aparejada a la nulidad por vulneración de derechos fundamentales.

¿Cuándo se declara nula una sanción?

Procederá la declaración judicial de nulidad de la sanción interpuesta por la empresa si no se cumplen los requisitos formales establecidos.
Asimismo, la sanción será declarada nula en sede judicial cuando tenga por móvil una de las causas de discriminación previstas en la Ley, o cuando se produzca una vulneración de los derechos fundamentales del trabajador.

Si la sanción no estuviera tipificada en la ley o en el convenio de aplicación, igualmente será declarada nula por el juez.

¿Qué consecuencias tiene una sanción?

Si la empresa para la que trabajas te ha impuesto una sanción de suspensión de empleo y sueldo o de despido; o aunque te haya interpuesto una sanción que no te sancione de forma real, es muy importante que acudas a asesorarte a un abogado.

Si los hechos que se contienen en la comunicación de sanción no son ciertos, deberás impugnarla judicialmente. De lo contrario, los hechos podrán consolidarse o motivar una mayor sanción posterior.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *